¿Qué le aportará a su empresa?

Mediante la aplicación del concepto de HACCP en la elaboración pesquera es posible asegurar y documentar la garantía de un nivel mínimo de la calidad, tal como:

  • Alimento absolutamente inocuo. Si no puede garantizarse la inocuidad absoluta (p.ej. consumo de moluscos crudos), el programa lo pone claramente al descubierto y debe darse una advertencia general.
  • Productos almacenados en forma normal, con duración declarada y acordada, si se manipulan y almacenan según las instrucciones.
  • Ayuda a establecer prioridades.
  • Permite planificar como evitar problemas en vez de esperar que ocurran para controlarlos.
  • Elimina el empleo inútil de recursos en consideraciones superfluas, al dirigir directamente la atención al control de los factores clave que intervienen en la sanidad y en la calidad en toda la cadena alimentaria, resultando más favorables las relaciones costes/beneficios.

Se han enumerado y resumido ventajas adicionales que resultan evidentes:

  1. El control es a su vez promotor de nuevas medidas, porque es posible tomar acciones correctivas antes de que sucedan los problemas.
  2. El control se realiza sobre características fáciles de controlar, tales como tiempo, temperatura y aspecto.
  3. El control es rápido y en consecuencia pueden tomarse medidas correctivas rápidas en caso necesario.
  4. El control bajo HACCP es poco costoso en comparación con los métodos de análisis químico y microbiológico tradicionales basados en el producto final.
  5. El funcionamiento está controlado por personas directamente relacionadas con la producción del alimento.
  6. Pueden tomarse muchas más mediciones en cada lote de productos, porque el control está enfocado a los puntos críticos de funcionamiento.
  7. El HACCP puede utilizarse para pronosticar peligros potenciales.
  8. El HACCP involucra al personal de producción de todos los niveles, incluido el no técnico, relacionado con la inocuidad del producto